Los salarios caídos en un juicio laboral.



Lamentablemente, el sistema de justicia laboral en México no es rápido, o almenos los tiempos son mayores contrastándolos con otras ramas como los juicios civiles, familiares o incluso penales.


La dilación del procedimiento jurisdiccional en materia del trabajo es multifactorial, desde el exceso de expedientes y falta de personal, los tramites administrativos internos y un sinfín de circunstancias que propician que la justicia laboral sea de las mas lentas de Latinoamérica.


Ante todo este proceso, cobra vital relevancia un derecho que establece la Ley, denominado Salarios caídos o vencidos, que no es otra cosa que el pago de los salarios que hubiera continuado percibiendo el trabajador si no se hubiese roto la relación de trabajo. Estos salarios caídos proceden de forma accesoria a la declaración de que existió un despido injustificado o en su caso una rescisión del trabajador al patrón, sin responsabilidad del primero.


Así tenemos que los salarios caídos son “el premio de consolación” para los trabajadores al momento de sufrir la lentitud de un juicio laboral, y para la patronal, un castigo adicional a las indemnizaciones que procedan por despido.


Hasta antes de 30 noviembre de 2012, la Ley establecía que estos salarios caídos debían ser pagados hasta que se diera complimiento al laudo, es decir, durante todo el juicio e incluso hasta que se cumpliera la resolución que se dicte. Todos los juicios iniciados antes del 30 de noviembre de 2012 deberán ser cuantificados de esta forma.


Estos salarios caídos fueron limitados, precisamente mediante reforma de la fecha señalada (30 de noviembre de 2012), a partir de entonces, los salarios caídos únicamente serán cuantificados hasta por un año, y posterior a ello, únicamente se computarán intereses del 2% sobre 15 meses de salario.


Este cambio sin duda causo polémica en su momento, ya que mucho se dijo que existía un proteccionismo a las empresas, sobre todo extranjeras, para que se animaran a invertir en nuestro país, pues para todo patrón, los salarios caídos representaban el mayor pasivo en un juicio laboral.


Con el cambio de sistema de justicia laboral que pretende implementarse, se espera que los juicios laborales reduzcan considerablemente su tiempo, incluso se opta por la conciliación.

36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • LinkedIn Long Shadow
  • Facebook Long Shadow
  • Icono social Instagram
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social de YouTube

© 2018 Gil y Solis abogados

Tel: (222) 243 40 26                          contacto@gilysolis.com.mx

2 sur, 3918 - 201, el Carmen Huexotitla, Puebla, Puebla, México.                                   Aviso de privacidad